lunes, 28 de febrero de 2011

Relativismo en cercanías

Mientras yo leo sobre Ética, él lee sobre la Masonería. Codo con codo, yo en el lado del pasillo y él en el de la ventana. Mis cosas están en la repisa que hay sobre nuestras cabezas. Las suyas ocupan los dos asientos de delante. Una botella de Coca-Cola se va vaciando a lo largo del trayecto entre los naranjos de l'Horta Sud.

Leo.

Lee.

Faltando poco para mi destino, el joven repara en el subtítulo de mi lectura: "Som éssers morals".
- "Ahí falta algo. Debería mencionar que..."
Tuvo que repetírmelo varias veces hasta que por fin entendí lo que me quería exponer:
- "Debería mencionar que los que optan por el relativismo aceptan cualquier moral".
Y añadió:
- "Los ateos son todos relativistas".
- "No necesariamente".
- "Pues yo no conozco a ningún ateo que no lo sea".
- "Yo no soy relativista".
- "Ah".
Sonríe.

Como él insistía en el tema de los ateos le expliqué mi punto de vista:
- "Los ateos se preocupan por un mundo mejor, aquí y ahora. Los creyentes lo posponen para el más allá".
Por alguna razón, me hizo la siguiente aclaración:
- "Eh, que yo soy de izquierdas. A mí me preocupan las cuestiones sociales. Además estudio empresariales".
- "¿Dónde?
- "En el CEU San Pablo".
El CEU es un centro privado de confesionalidad católica. Concretamente, es del Opus Dei.
- "¿Y cómo es que siendo de izquierdas acabas en un centro tan de derechas?".
- "Es que la izquierda actual deja mucho que desear. No votaría al PSOE jamás".
¿Dónde cae pues su voto? ¿Más a la izquierda, o rebota hacia la derecha? Me encantaría indagar más en sus intenciones de voto, sus construcciones ideológicas o sus creencias, pero mi parada se acerca y he de ir poniendo fin a la conversación.

A modo de conclusión el joven sentencia:
- "Hoy se han perdido los valores".
Tal vez por eso las suelas de sus zapatos descansan en el asiento de enfrente.

3 comentarios:

Miguel dijo...

No es de izquierdas ese individuo, por el motivo que sea una gran parte de los simpatizantes de derechas mienten y ocultan que lo son a menos que estén entre ellos, no sé porqué, supongo que se se avergüenzan, una cosa es ocultar, no mostrar y otra mentir, con descaro...

Vicente Manuel dijo...

Lo de ser de izquierdas asistiendo a las clases en el CEU San Pablo no deja de ser gracioso. Me recuerda a Felipe González, ese prócer de la izquierda española (la que le interesa al sistema ) cuando dijo aquello de que había que "ser socialista antes que marxista".Está a la misma altura intelectual.

Anónimo dijo...

Desplaçar-se amb Renfe, o era Adif? sempre és una experiència molt enriquidora, que et fa veure la realitat en estat quasi pur, prens consciència del què t'envolta i t'expliques moltes coses.
Jo ho faig a diari en un trajecte d'una hora d'anada i una altra de tornada, i em sembla que eixa conversa ja l'he sentida.
Sobre pèrdues, el què em preocupa és que la gent major què si què tenia eixos valors, per imitació dels joves, també pose els peus damunt del seients.
Paco.

Publicar un comentario