domingo, 6 de marzo de 2011

La mujer, cien años después

Esta fotografía de Musadeq Sadeq nos muestra a una mujer en Kabul, que pide limosna. Fue tomada hace pocos días, el 7 de febrero. Su pie de foto nos enfrenta a la paradoja de que Afganistán recibe miles de millones de dólares donados por otros países y, aún así, sigue siendo uno de los más pobres del planeta. Por todo el mundo, muchos seres humanos viven en unas condiones parecidas a la de los esclavos. Y las mujeres pasan a ser "las esclavas de los esclavos" como sugiere el título de una conferencia que tiene lugar estos días en Montreal, 'The Slaves of the Slaves Rise Up!'. http://cap-cpc.blogspot.com/2011/03/slaves-of-slaves-rise-up-celebrate.html

El día 8 de este mes se cumplen los cien años de la primera celebración del Día de la Mujer Trabajadora. Es cierto que se ha avanzado mucho desde los tiempos en que una fábrica textil de Nueva York ardía con 129 mujeres dentro que protestaban por la jornada de 16 horas que pretendían bajar a 10. ocurrió en 1910. Eran tiempos duros, sin duda.

Pero aún queda mucho por hacer, como dice Sylvia Ubal. Un informe, titulado 'Las mujeres en el mercado de trabajo: Medir el progreso e identificar los desafíos' [1] expone la existencia de tres áreas en las que persisten desequilibrios en materia de igualdad género en el mundo del trabajo:
  • Primero, casi la mitad (48,4 %) de la población femenina con más de 15 años permanece económicamente inactiva, comparado con el 22,3 % de los hombres. En algunas regiones, todavía hay menos de 4 mujeres económicamente activas por cada 10 hombres activos.
  • Segundo, las mujeres que quieren trabajar tienen más dificultades que los hombres a la hora de encontrar trabajo.
  • Tercero, cuando las mujeres encuentran trabajo, reciben menores salarios y beneficios que los hombres en posiciones similares.
Las mujeres siguen pasándolo muy mal en la mayor parte del planeta. Sylvia Ubal señala lo siguiente:
"Y si para nosotras no ha terminado, que podemos decir de las mujeres de los países musulmanes, para ellas no ha empezado siquiera. Pero por desgracia, ellas no tienen ni siquiera la posibilidad de declararse en huelga, para ellas el poder dar de comer a sus hijos y comer ellas mismas ya representa una lucha, perdida en muchas ocasiones, por no hablar de lapidaciones, ablaciones...[...] No olvidemos a esas otras mujeres que no tienen no solo derechos, ni siquiera existen, que son tratadas como un objeto para el hombre musulmán, y somos nosotras, ciudadanas del primer mundo las que tenemos que luchar pora que se les reconozca, al menos, el derecho a existir." (UBAL, Sylvia. 'En el mundo sigue la discriminación laboral de género'. Rebelión. 06/03/2011)
Los hombres también podemos, -y debemos- apoyar esta causa.

Fotografía de Musadeq Sadeq para Associated Press.
[1] El informe citado lo puedes consultar en inglés ('Women in labour markets: Measuring progress and identifying challenges') en este PDF: (http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/---emp_elm/---trends/documents/publication/wcms_123835.pdf)

1 comentario:

anonim@ dijo...

En los países árabes las mobilizaciones han contado con las mujeres que han sido, también, parte activa. Pero y después, ¿se contará con ellas para puestos de responsabilidad?
Segú dice Nihad Abdul Qomsan, abogada y presidenta del Centro Egipcio para los Derechos de la Mujer:
"Nos dicen que no es momento de hablar de los derechos de la mujer, pero es precisamente ahora cuando tenemos que trabajar más que nunca. Hombres y mujeres hemos luchado codo con codo para acabar con el régimen de Mubarak, pero ya hemos empezado a ver que cuando llega el momento de la toma de decisiones políticas son ellos los que deciden por nosotras".
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Revolucionarias/poder/elpepisoc/20110306elpepisoc_1/Tes

La mujer tiene que atreverse a asaltar el poder y arrebatar lo que es suyo, sin permiso de nadie.

@

Publicar un comentario