sábado, 23 de abril de 2011

Una procesión intolerable

Quedan lejos los tiempos en que John Locke escribió su "Carta sobre la tolerancia" (1689). En ella exponía muy razonablemente las bondades de ser tolerante con todas las religiones. ¿Con todas? Bueno, había una excepción:

"Por último, no han de ser tolerados en modo alguno aquellos que nieguen la existencia de Dios. Las promesas, los pactos y juramentos, que son los lazos que unen a la sociedad, no significan nada para el ateo. Al apartarse de Dios, aun en su espíritu, se disgrega todo. Asimismo, aquellos que no creen en nada, al socavar y destruir toda religión, no pueden tener pretexto religioso alguno para pretender el privilegio de la tolerancia". (LOCKE, John, 1977; 33) http://www.hacer.org/pdf/Locke01.pdf
No es pues de extrañar que la liberal Aguirre se haya opuesto a que Madrid tuviera su procesión atea.

Habrá quien se pregunte si convocar una procesión así, precisamente, para un viernes santo no resulta una falta de tacto o incluso una provocación. Pero sólo mediante actos así nos damos cuenta de hasta que punto la Iglesia tiene el privilegio de ocupar nuestras calles y censurar a quien no piensa como ella. 

Los ateos no es que se opongan a las procesiones religiosas, pero lo que sí queda en evidencia es que el Estado no permite ni una sola que no lo sea. Es decir, los liberales no siempre están por la libertad. 
"[Los que públicamente manifiestan su ateísmo] han sufrido el linchamiento mediático de costumbre, y además se enfrentan a posibles multas y hasta penas de cárcel tras querellarse contra ellos diversos colectivos que se dicen heridos en su religiosidad". (ROSA, Isaac. '¿Puedo ser anticlerical en viernes santo?'. Público, 22/04/2011)
Más información sobre el linchamiento mediático en el blog de 'La trama mediática': VIZCAÍNO, Javier. 'Hagamos penitencia'. Público, 22/04/2011)

Imagen de una playa de Valencia con penitentes al fondo. (Albert Saiz - AP - 22/04/2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario