domingo, 15 de mayo de 2011

Deshumanizar versus confraternizar


Independientemente de si las guerras son justas o no lo son, lo que suele ocurrir es que cada bando se apresta a deshumanizar al otro, cuando no a demonizarlo.

Muchos norteamericanos se sorprenden de ser considerados como el Gran Satán, y les parece muy injusto. Pero luego salen a la calle para festejar haber asesinado a bin Laden, la encarnación del mal.

Si alguien osa afirmar que bin Laden, Hitler, Saddam Hussein, Gadafi o Josu Ternera son seres humanos será calificado de filoterrorista, nazi, o algo peor.

La propaganda elige "sus malos" y se amplifican sus defectos, sus errores o sus crímenes, negándoles cualquier rasgo de humanidad para así justificar hacerles la guerra, o asesinarles sin escrúpulos.

¿No es eso lo que está ocurriendo ahora con Hugo Chávez o Evo Morales?

Hemos oído que hay presos políticos en Cuba, pero resulta que la mayoría están en Guantánamo.

Humanizamos a unos y deshumanizamos a los otros. Así no nos duele tener que torturarles.

Pienso que la guerra es, sobre todo, un ejercicio de deshumanización.

Y, por el contrario, la confraternización con el enemigo está castigada incluso con la muerte.

Es algo que tenemos tan asumido que casi todos callaremos nuestras simpatías por el bando contrario por un mero instinto de supervivencia.

Y es que la enorme ventaja de las guerras, o de los conflictos en general, es unir a la gente en una idea común. Como decía Simmel:
"Conviene odiar al adversario contra el que, por el motivo que sea, se lucha, al igual que conviene amar a aquellos con los que se está vinculado y debemos convivir". (Simmel, 2010; 32)

Durante la Operación Gerónimo, apareció una imagen de la plana mayor de Obama en la que Hillary Clinton parecía afectada emocionalmente por lo que estaba ocurriendo. No tardó mucho es explicar que se debía a una alergia primaveral. En las más altas esferas del poder la duda está muy mal vista.


(SIMMEL, Georg. 'El conflicto. Sociología del antagonismo'. Ediciones Sequitur. Madrid, 2010)



Fotografía de Pete Souza que muestra al equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca, el domingo, 1 de mayo de 2011

4 comentarios:

Vicente Manuel dijo...

Ya quedó claro desde hace mucho tiempoque en cualquier guerra,la primera baja es la verdad porque si no, ¿Cómo podría inducirse a la gente común y corriente a matar a otros como ellos, que generalmente nada les han hecho?.
Además de recurrir a la mentira de forma continuada, resulta fundamental como señalas el "deshumanizar" o "demonizar" al que se identifica como enemigo, ya que ésta es la mejor manera de conseguir que los "nuestros" (la gente normal) hagan lo que la oligarquía criminal que dirige el capitalismo quiere que hagan a los que ésta designe en cada momento como el enemigo a erradicar, la encarnación del mal supremo (aquí siempre encontraremos la colaboración de la religión de turno).
Y es que ya se sabe, el Imperio del BIEN en los tiempos presentes, USA, no ha inventado nada nuevo, como mucho intenta perfeccionarlo, aunque a veces resulte muy burdo.

anonim@ dijo...

Anda! y yo que al ver esa foto hace unos dias, me pareció que Hillary era la mas digna porque hacia cara de espanto y va y dice esa tonteria de la alergia :-(

Plácido Navarro dijo...

No te pierdas este análisis de la foto de Hillary y el resto de los participantes en 'Gerónimo':

http://los-re-medios.blogspot.com/2011/05/la-foto-mas-visitada-en-la-historia-de.html

anonim@ dijo...

Quien me llamó la atención fue la "cara" núm. 11, correspondiente a Audrey Tomason. Ahí escondida, pequeñita y resulta que es la Directora de Lucha contra el Terrorismo. Algo he encontrado en la red que me da la razón que, por su cargo, es mejor que no se la conozca pero se ve que la vanidad ha podido con ella y zas, fogonazo! Ya es famosa en todo el mundo y tal vez ahora es posible que se tema por su vida...vaya "jodido" minuto de gloria!
@

Publicar un comentario