lunes, 23 de mayo de 2011

Jornadas de reflexión


Yo diría que para algunos políticos sólo existe un día en el que reflexionar: el que corresponde a la víspera de unas elecciones. Por algún motivo, no les basta con prohibir que suenen los altavoces con las consignas y musiquillas partidistas, sino que parecen convencidos que la reflexión se ha de producir en silencio. ¿Se trata de una herencia de los omnipresentes ejercicios espirituales?
La presencia de gente reunida les molesta. Los prefirirían, sin duda, enganchados a la pantalla de sus televisiones recibiendo la correspondiente dosis de "pan y circo". Cuando la gente se junta les da por hablar, y cuando la gente habla se acaba por pensar. Y cuando se piensa las cosas se pueden ver con otro punto de vista.

Los resultados electorales son claros. Parafraseando a Zapatero, a cuenta del asesinato del presunto bin Laden, podríamos decir que "él se lo ha buscado". Y, ahora, creen que ha llegado la hora de ponerse a reflexionar: "El PSOE inicia la relfexión sobre su futuro" (El Mundo; 23/05/2011) Un poco tarde, ¿verdad?

Las decisiones políticas anti-sociales poco tienen que ver con un partido que se llama a sí mismo socialista. Observando nuestra historia reciente con cierta perspectiva comprobamos que las etapas gobernadas por ellos, por los socialistas, por el PSOE, sirvieron en realidad para hacer los ajustes más duros: la reconversión industrial con Felipe González Márquez y el tijeretazo laboral con José Luis Rodríguez Zapatero. Lo diré más claro:
"Los gobiernos del PSOE le hacen el 'juego sucio' a la derecha".
Podrás pensar que soy un poco duro, pero ¿acaso el PP se hubiera atrevido con ello? Evidentemente, no.De la misma manera que el PSOE contradice sus siglas, socialista y obrero, el Partido Popular hace lo mismo con las suyas, procurando que todo lo que fuere popular (del pueblo) pase a ser particular. Dicho de otra manera, el PSOE recorta lo social y el PP privatiza lo popular.

El caso es que la derecha ya está aquí de nuevo, sin complejos, aunque con presuntos corruptos. Parece que da igual lo que hagan mientras nos prometan hacernos más libres sin reparar en que lo que elegimos es la servidumbre voluntaria. Étienne de La Boétie decía, en 1548:
"Nos familiarizamos en tragar sin encontrar amargo el veneno de la esclavitud".
¿En qué quedamos? ¿Somos más o menos libres ahora? La cuestión la planteaba muy bien Pedro Antonio Honrubia Hurtado:
"Pienso, luego estorbo contra consumo, luego existo".
En efecto, la respuesta está en nuestras plazas, no en nuestros televisores. Piensa. Estorba. Date cuenta que al Mercado Libre sólo le importamos en cuanto a consumidores. Debemos reclamar nuestra condición de ciudadanos. Libres, sí, pero no aislados como nos quiere el sistema actual. Libres, sí, pero formando comunidad. Libres sí, para tejer la red social que la casta política quiso eliminar.

Indígnate.

(AFP/Javier Soriano)

3 comentarios:

Arcadi Garriga dijo...

Amigo Plácido,
Ya sabes que estoy muy de acuerdo contigo. Ciertamente hay mucha gente indignada y la explosión de acampadas es una muestra de que todavía queda cierta esperanza de que las personas reaccionen, aunque...
Aunque fíjate, el PP gana de calle, y ganará las próximas elecciones generales casi con toda seguridad. La mayoría de las personas tienen un discurso racista y una xenofobia considerable,el mercado sigue siendo el paradigma de las relaciones, se socializan las perdidas y se privatizan los beneficios,los banqueros están de vacaciones con la pasta que nos han quitado y como decía la canción: todo sigue igual.
¿Hasta cuando? Yo diría que desgraciadamente va pa largo, y ojalá me equivoque...
Mis condolencias por lo de Camps, València no se lo merece.
Arcadi

Plácido Navarro dijo...

Bueno,
No todo es tan malo como parece, ni tan bueno.
Los resultados nos los venden de la manera que les interesa al poder y a sus medios. Pero se pueden sacar otras lecturas...
En mi próxima entrada hablaré de ello.
Saludos,

P

Anónimo dijo...

Hola, soc l'Anonim@,
Arcadi dius que València no es mereix els seus polítics, penso que son els polítics que no es mereixen València...perque tot i estar imputats en casos de corrupció, els continuen votant.
Opino que cadascú té els polítics que es mereix, doncs per això els voten.
És un fenòmen a estudiar, perque no només passa amb València. Serà que alguns aspiren a ser corruptes? doncs, sincerament, penso que si.
@

Publicar un comentario