martes, 3 de mayo de 2011

Lo de bin Laden va a ser un milagro

El presidente de Perú, Alan García, lo tiene claro: ha sido el primer milagro del beato más reciente: Juan Pablo II. La verdad es que ya me extrañaba a mí que no saliera alguien a sacarle punta a la coincidencia de que el mundo estuviera celebrando el bien y el mal el mismo día, un dos de mayo.

El anterior papa siempre se buscó extraños aliados para llevar a cabo su 'santa' misión aquí en la tierra. Así que no es de extrañar que esta vez recurriera a los SEAL, una fuerza de élite del ejército de Obama entrenada para asesinar a gente, incluso fuera del territorio nacional. Clinton, el marido de Hillary, no se atrevió en su día, y hay quien piensa que a Bush nunca le interesó capturar a bin Laden ni vivo ni muerto, porque quería eternizar la guerra contra el terrorismo. De hecho, tanto Bush como Cheney ya se han manifestado a favor de prolongar la guerra que ellos se inventaron.

¿Es un milagro, pues, que hoy miles de americanos celebren una venganza? Si lo es, no parece muy cristiano. Claro, que entre el mensaje de Cristo y el de los últimos papas se va abriendo un abismo cada vez más grande, ¿o no?

¿O es que el milagro está en que bin Laden muriera más de una vez? A eso se refería el profesor David Ray Griffin que argumenta que el saudí murió hace años en su artículo "Bin Laden: Dead or Alive?". (Global Research, 09/10/2009)

Lo que habría sido un milagro es que no se hubieran desecho del cadáver con tanta prisa.

Imagen: Militares de SEALS en el destructor Oscar Austin. (US Army) / El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario