viernes, 3 de junio de 2011

Sobre el futuro de Internet


Los políticos de los países más ricos del planeta, el G-8, se reunieron en París con las figuras más relevantes de las nuevas tecnologías y de la comunicación digital. Asunto del día: poner la Internet bajo control. Allí estaban los CEO de Google, Facebook, eBay, News Corporation, Universal Music, France Telecom,... frente a los Obama, Cameron, Sarkozy,...

El presidente francés insistió en que no hay que olvidar que los gobiernos son "los únicos depositarios legítimos de la voluntad popular". Más bien son los que raptan esa voluntad para luego hacer lo que las grandes corporaciones les ordenan que hagan, porque ¿para quiénes trabajan los políticos?

La Red, o la web, se ha convertido en un ágora virtual donde la gente puede hablar y escuchar sin necesidad de representantes políticos actuando como intermediarios. Al igual que la Iglesia católica con la llegada de la imprenta, nuestra casta política siente que pierde poder. Entonces la gente empezó a leer por sí misma, en voz baja, por primera vez. Hoy, descubren la Red y conversan todos con todos. La Inquisición, el absolutismo, los totalitarismos y el fascismo trataron de impedir que la gente hablara. El liberalismo hizo como que lo permitía cuando en realidad sustituía todos los espacios de conversación con entretenimiento, fútbol, programas basura, etc.

Todos estos liberales pretenden recortar la libertad, la apertura y la transparencia que nos brinda Internet.

Por lo que nos cuenta Mariano Blejman en Página 12, sabemos que entre los invitados de última hora colaron a un activista: John Perry Barlow, de la Electronic Frontier Foundation. El sistema siempre busca coartadas que les permitan fingir un cierto equilibrio democrático.

Aún así, Barlow acertó cuando declaró
"estar más interesado en «incentivar la creatividad de las personas que inventaron cosas, y no en lo que grandes instituciones han tenido durante años». La audiencia lo aplaudió, incluso para su propia sorpresa"
Y es que "la arquitectura de Internet ha cambiado las reglas del juego. La producción de riqueza, la distribución del conocimiento, la idea de transparencia gubernamental son ya demasiado fuertes como para ser desarmadas".

Puede que esta vez los ricos no supieron ver lo que se les venía encima. Blejman apunta a que la «idea» de Internet tal vez sea ya más poderosa que Internet misma, y la generación digital tiene otra forma de concebir las relaciones sociales, económicas y políticas.

¿Acaso no lo estamos viendo hoy en nuestras plazas?

http://www.fotopedia.com/wiki/John_Perry_Barlow

No hay comentarios:

Publicar un comentario