miércoles, 26 de octubre de 2011

Autobuses, prostitutas, y dioses

Probablemente los anuncios que los autobuses valencianos llevan en su parte trasera ofenden a más de uno y de una. Son reclamos de prostíbulos en los que se muestran mujeres semidesnudas.
"La Generalitat afirma que los anuncios eróticos se retirarán de los autobuses metropolitanos de Valencia". (El País, 26/10/2011)
Las diputadas Mònica Oltra y Esther López, de Compromís y de Esquerra Unida respectivamente, exigen explicaciones y comparecencias de los responsables del Partido Popular. Preguntan por las razones para que este servicio público se dedique ahora a hacer "apología de la explotación sexual de las mujeres de estos autobuses".

Bastante menos feminista que las anteriores, Rita Barberá, la alcaldesa de Valencia, se limita a lanzar balones fuera asegurando que ella no ha sido:
"No tengo nada que ver, ni mi Ayuntamiento tiene que ver". (El País, 26/10/2011)
Pero todo el mundo las está viendo, al contrario de lo que ocurrió cuando impidió que "sus" autobuses lucieran el eslogan de la campaña de los 'autobuses ateos' promovida por Richard Dawkins en 2009. El eslogan decía:
"Probablemente dios no existe, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida".
El resultado es paradójico: el nacional-catolicismo, los defensores de la familia, permite que los autobuses nos lleven camino de los prostíbulos pero nos prohíbe que reflexionemos libremente sobre Dios.

Imagen de Carles Francesc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario