martes, 25 de octubre de 2011

Deshumanizados y deshumanizadores

El fin ¿justifica los medios? En mi opinión, no, aunque conocer los fines puede ayudar a comprender las acciones aunque éstas sean propias de terroristas.

Y, ¿acaso conocemos los fines que nos llevaron a atacar Libia? Según el análisis de Bill Van Auken en la World Socialist Web Site (WSWS):
«Para prepararse para una toma de poder imperialista, siguieron un camino ya muy trillado, vilipendiando al dirigente del país y promoviendo la idea de que sólo una intervención exterior podría salvar a civiles inocentes de una masacre».
«Los sangrientos acontecimientos en Libia y los motivos económicos que subyacen a ellos proporcionan una lección reciente del verdadero carácter del imperialismo. La crisis que se ha apoderado del mundo capitalista está planteando una vez más la amenaza de una guerra mundial». (Rebelión, 24/10/2011)
¿No ves la amenaza, verdad? Y, sin embargo, los paralelismos están muy claros. La deshumanización a la que nos están acostumbrando los medios de comunicación y los políticos llega ya a familiares y amigos. Es como si los derechos humanos estuvieran ya pasados de moda. No, no fueron ni Bush, ni Cheney, ni Rumsfeld quienes lo consiguieron, aunque se empeñaron en deshumanizar a medio planeta, sino Obama, Biden y Clinton quienes se ríen públicamente de sus víctimas, sin complejos:
«Libia supone una advertencia para el mundo. Cualquier régimen —prosigue Van Auken— que se interponga en el camino de los intereses estadounidenses, que entre en conflicto con las corporaciones o no cumpla los deseos de las potencias de la OTAN puede ser derrocado por la fuerza militar y sus dirigentes asesinados». 
Conforme nuestras democracias adoptan comportamientos más pro-fascistas también aumenta el sentido del humor impregnado de sadismo. Es como volver a los años 30. En el video que viene a continuación se ve a Hillary Clinton que reacciona con una risa sarcástica a la noticia del linchamiento de Gadafi por los mercenarios de la OTAN exclamando:
"We came, we saw, and he died" (Fuimos, vimos, y murió) (Corbett B. Daly, 23/10/2011)

Si se tratara de uno de los gestos de George W. Bush la opinión pública reaccionaría indignada. Pero estamos en la era de Obama y ya parace que lo admitimos todo.

En los foros de derechas se critica a los del "No a la Guerra" por su pasividad ante los conflictos de Afganistán y Libia. Parece, dicen, que para los 'titiriteros' [sic] o 'los de la ceja' [sic] sólo existiera la guerra de Irak, es decir, la del 'trío de las Azores', la de Aznar. Hay hipocresía en el reproche, pues ellos están por aplaudir todas las guerras del imperio. Y la hay, igualmente, entre los que ahora apoyan las masacres de la OTAN en Libia  y antes criticaron la de Irak.

De todas formas, tanto si eres de los que te gustan las guerras como si sólo te gustan las que promueven los pseudo-socialistas y los pseudo-liberales, vas a tener suerte. Pues todo parece indicar que vamos hacia una guerra con vocación de ser global y... eterna. Y definitiva, tal vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario