domingo, 6 de noviembre de 2011

Una mujer frente al Choque de Civilizaciones

Fue lo primero que dijo cuando tomó posesión del cargo al frente de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), hace ahora dos años:
«No creo en el choque de civilizaciones». (El País, 22/09/2009)
La actual directora general, Irina Bokova, nació en Sofia (Bulgaria) en 1952. Su elección no estuvo exenta de críticas por su pasado comunista. Bokova estuvo afiliada al partido comunista hasta la caída de la URSS. Además, era hija de Georgi Bokov, el editor del Rabotnichesko Delo, el diario oficial del partido hasta 1990.

Ocurrió, sin embargo, que el favorito para obtener el título, el egipcio Faruk Hosni, fue tachado de antisemita por los lobbys judíos a raíz de unas declaraciones poco afortunadas.

Lo cual resulta muy paradójico, pues la reciente decisión de la institución que dirige Bokova de incluir a Palestina como estado miembro de pleno derecho es uno de los peores escenarios para Israel.
«Al ser aceptada en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Palestina puede integrarse al resto de las organizaciones de la ONU y solicitar la inclusión de Belén, Hebrón y Jericó en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad». (MORA, Eduardo, en Rebelión, 06/11/2011)
Las represalias no se han hecho esperar e Israel ya ha anunciado que seguirá colonizando el este de Jerusalén. Su aliado y protector, los Estados Unidos de Obama, han decidido castigar a la UNESCO retirando su aportación económica, lo que viene a suponer un 22% de su financiación. Las presiones por parte del Premio Nobel de la Paz no revirtieron el voto mayoritario.

El "Choque de Civilizaciones" es una teoría acuñada por Samuel P. Huntington (1927-2008) en 1993, que luego desarrolló en un libro que vería la luz en 1996. Soy de los que piensan que su teoría está sirviendo como coartada para legitimar la agresión actual que Occidente dirige hacia los países del tercer mundo, con el objetivo de impedir que los países emergentes alcancen el nivel económico de los países ricos.

Ese "Choque de Civilizaciones" tendría su línea de fractura más evidente en Palestina, precisamente.

Así que pienso que Bokova ha hecho honor a su nombre de pila —pues Irina (Irene) significa "paz" en griego— y también al de su ciudad natal, —ya que Sofia es "sabiduría" en la lengua de los clásicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario