domingo, 4 de diciembre de 2011

Cuando Margulis habló del 11-S

Hace unos días, los diarios hablaban de Lynn Margulis (1938-2011) como la eterna candidata a un Nobel que se le negó. Esta bióloga que revolucinó la teoría de evolución falleció el mes pasado.

De ella, el diario Abc dice cosas como ésta:
«Año tras año, década tras década, las brillantes ideas científicas de Margulis han ido abriéndose camino hasta convertirse en una parte esencial de nuestra actual comprensión del proceso evolutivo, ese que comenzó con las bacterias y que termina en el ser humano». (Abc, 23/11/2011)
Pero Margulis también quiso dejar claro lo que pensaba del 11-S. Ella reclamaba una nueva investigación de los hechos 11 de septiembre, concretamente sobre el derrumbe de la torre 7. Dicho edificio cayó de una manera similar a las torres gemelas pero no fue impactado por ningún avión. Se sumó a quienes forman el movimiento “Architects and Engineers for 911 truth” (Arquitectos e ingenieros por la verdad del 11-S) que actualmente cuenta con más de 1.400 científicos.


Por supuesto, ni una palabra al respecto en la necrológica del Abc. Tampoco la busques en el diario El Mundo, aquél que durante años removió las teorías conspiratorias del 11-M, pero nunca o casi nunca dio crédito a los "agujeros negros" de la verdad oficial del 11-S. Este diario destaca, en cambio, aspectos más personales de su vida:
«Era muy joven, sólo tenía 19 años, cuando se casó con el astrónomo Carl Sagan, con el que tuvo a su hijo Dorion, ahora también un conocido biólogo que sigue la estela científica de sus padres. Pero la fama del esposo, del que se terminaría separando, no le hizo sombra y Margulis se convirtió en uno de los miembros más jóvenes de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos». (El Mundo, 25/11/2011)
Caso muy distinto es el de Rebelión, donde José Luis Gordillo señala lo siguiente respecto a esta gran mujer:
«Lynn Margulis pertenece a la estirpe de los grandes científicos porque le importaba más la verdad que su prestigio. No reconocérselo sería imperdonable». (Rebelión, 04/12/2011)
Es claro que vivimos en un mundo de propaganda y autocensura, donde la verdad hay que buscarla en la Red, donde los protagonistas hablan tan claro como en este vídeo:



Imagen de Jaime García, en el Abc.

3 comentarios:

ReBootEurope dijo...

Home, comparat amb la importancia de les observacions i pensaments de Lynn en el camp de l'evolució i en els treballs sobre Gaia, em sembla que portar-la al blog pel tema de l'11-S es bastant irrelevant.
A banda de que crec que es bastant irrellevant si es demostra que l'11-S va ser un complot o no i si va ser forçat pel govern america per excusar actuacions seves en politica interna i externa.

De veritat, si pots segueix una mica el que ha plantejat lynn perque es molt interesant

Plácido Navarro dijo...

Bueno, de las teorías científicas de Margulis es de lo que todo el mundo está hablando.

Del 11-S se habla poco, y para cuando alguien de la importancia de Margulis se hace preguntas interesantes ocurre que los medios la silencian.

Dices que conocer la verdad sobre el 11-S es irrelevante, ¿por qué piensas eso?

ReBootEurope dijo...

Be, no hauria d'haver-hi dit aixo. El que vull dir es que la manera de fer politica i de funcionar de la societat actual implica en molts aspectes que la mentida i el no voler saber son part del joc que ens permet viure amb certa dignitat.

Per exemple:

Si en Bush diu que s'ha d'envair l'Irak perquè l'anticrist ha aterrat alli i s'ha de salvar el cristianisme; la majoria no s'ho creura i pensarà que ho fa per protegir els interesos de les empreses dels seus amics. Ho trobaran una mostra mes del cinisme i la bogeria d'en Bush, tot i que alguns fins i tot li donaran suport. La idea més extravagant sempre trobara algun intelectual o grup que li doni suport.

Ara be, si diu que s'ha d'envair Irak perque l'empresa d'un amic seu necessita guanyar més pasta, tothom se li girarà en contra i ningu li donara suport.

Les raons de l'actuació poden ser les mateixes en els dos casos. Pero sembla que com a societat necesitem ser enganyats.

En el cas de la mentida, 's'ens regala el mantenir la nostra indignació dins dels limits que ens permeten seguir fer la nostra vida habitual i normal, i seguir creient en els nostres valors i la nostra superioritat moral.

Pero si relament s'et pixen a la cara i t'obren els ulls, et toca posicionar-te, i aixo comporta més implicació i probables canvis en la teva vida o humiliar-te i abandonar la teva superioritat moral.
I la majoria preferim tenir una sutil indignació que ens dona un cert credit de superioritat etico-moral que no pas haver d'implicar-nos i posicionar-nos en una societat i tipus de vida que ha eliminat les vies per canalitzar l'indignació i que penalitza la implicació.

Per tant, per que ha de dir una política la veritat, si els oients prefereixen sentir una mentida i no trobara cap suport?

Que tot lo del 11-S es un complot urdit per poders unicament interessats en ells mateixos? Segur, 'que malos que son esos, asco de mundo'... per cert, a quina hora sopem? es que vull sortir a fer una cerveseta a un nou bar.

Salut
P.S. No es cinisme, es supervivencia ;)

Publicar un comentario