miércoles, 25 de abril de 2012

Puede que a Dios no le guste el fútbol

Si a Dios le gustara el fútbol el Barça estaría en la final de la Champions, para ganarla. Pero, como dice Guardiola,
«Tendremos que ver las finales por la tele». (El País, 25/04/2012)
En El Mundo, Miguel A. Hergueras anuncia que «se ha extinguido el hechizo del gran gurú culé».
«Hasta aquí llegó el mejor equipo que conocieron los tiempos. Hasta aquí —sigue Hergueras— alcanzó la aventura de un Barça irrepetible. Muerte entre dolores atroces, lenta agonía ante el Chelsea, que propuso el más extremo de los 'catenaccios'». (El Mundo, 24/04/2012)
Con cierto regocijo, el diario madrileño nos invita a participar en una encuesta en la que plantea lo siguiente:
«¿Se ha terminado el ciclo victorioso del Barcelona?». (El Mundo, 24/04/2012)
De momento, sus lectores apuestan en un 65% por la respuesta afirmativa.

Lejos de aquellos patéticos «¿por qué?» que entonó su rival Mourinho tras su eliminación del año pasado, el entrenador azulgrana admitía la derrota con un estilo bien diferente:
«Tenemos que aceptarlo. El deporte, el fútbol, es así. Cuando el oponente es mejor que tú, debes aceptarlo. No hay más». (El País, 25/04/2012)
Y eso que a él también le cuesta encontrar explicaciones. Pero no lo hace recurriendo al arbitraje o a presuntos complots en su contra.
«No sé ni qué siento. Miro al equipo para ver qué decirle, qué hemos hecho mal para no estar en la final y no encuentro nada». (El País, 25/04/2012)
El delantero español del Chelsea, Fernando Torres, apunta con sinceridad a algo obvio:
«El fútbol es así y no el mejor equipo gana. Esto es lo que hay que hacer contra el Barcelona. No será muy bonito pero es el único juego que puedes hacer. Estas son nuestras armas». (El Mundo, 24/04/2012)
Esas armas no son otras que el 'catenaccio' al que hacía referencia Hergueras que apuntilla con una observación tan banal como machista:
«Así fue el plantemiento de Di Matteo, calcado al de Londres, premiado de nuevo por la fortuna, dama antojadiza». (El Mundo, 24/04/2012)
Sea como fuere, todos (salvo Mourinho) parecen estar de acuerdo en que el fútbol es así. Así de injusto.
«La eliminación ha sido injusta, —decía Cesc Fábregas— el fútbol lo ha puesto el Barça». (El Economista, 24/04/2012)
Tal vez Dios prefiriera que ganara el Chelsea o, simplemente, estaría ocupado en otras cosas. O quizás estuviera celoso de estos chicos de los que se dice que juegan al fútbol como Dios... y viven como dioses.

¿Quién sabe?

Más probable es que eso a lo que llamamos Dios sea sólo el azar. Y como cantaba un culé:
«Es caprichoso el azar». (Joan Manuel Serrat)

La imagen es de David Ramos, vía El País. Ver fotogalería.

1 comentario:

Plácido Navarro dijo...

En la línea de lo que comenta Mercè en la entrada anterior, Jordi Évole decía en un tuit que «lo del Camp Nou cantando el himno perdiendo es histórico. Más que haber llegado a la final». (@jordievole)

Publicar un comentario