jueves, 14 de junio de 2012

Rescatando a Rajoy

Viendo las reacciones del palco por el gol de Polonia contra Rusia, el comentarista de Telecinco aprovechó para hacernos ver que Rajoy no es el único que celebra los goles de su selección. Sonaba a excusa. Es como si desde los medios tuvieran la consigna de rescatar a Rajoy por la mala imagen que está cosechando en los medios europeos tras acudir al primer partido de España en la Eurocopa, sólo unos minutos después de negar el rescate presentándolo como un triunfo suyo ante Bruselas. El presidente del gobierno llegó a afirmar que:
«El que ha presionado he sido yo para conseguir crédito». (El Mundo, 10/06/2012)
Palabras que fueron desmentidas cuando José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, afirmó que:
«Yo presioné a Rajoy para que pidiera el rescate». (El Mundo, 12/06/2012)
No se trata tan sólo de caer en el ridículo, sino que existe un precio por no decir rescate, como nos recuerda Ramón Lobo.
«Lo peor no fue la ironía de los periodistas, sino la desconfianza de los líderes europeos que no entendían si la venta del no-rescate era márketing o incapacidad para comprender la realidad». (El País, 12/06/2012)
Desconfianza que es corroborada por la periodista italiana Francesca Caferri, jefa de la sección de Internacional de La Repubblica, que constata la sorpresa que está provocando Rajoy en Europa:
«Parece que no sabe adónde va. Sus cambios de rumbo, que no se necesita ayuda, que ahora sí, pero no se llama rescate, generan confusión y desconfianza. O es un mentiroso o no sabe lo que está haciendo». (El País, 12/06/2012)
Lo que Luis De Guindos, Cristóbal Montoro y el propio Mariano Rajoy nos cuentan sobre el rescate, es analizado por Ignacio Escolar en una entrada en su blog: 'Las siete grandes mentiras sobre el rescate español'.

Lo cierto es que la actitud de Rajoy tras el rescate bancario irrita a la Unión Europea.

Algunos periodistas, como es el caso de Ramón Lobo, piensan que tal vez estamos asistiendo a un nuevo episodio del síndrome de La Moncloa, aquél que consiste en negar la realidad con la confianza puesta en que la gente le creerá a uno. Como decía Paz Álvarez en un tuit:
«Zapatero negó la crisis y el actual Gobierno, el rescate. ¿Hasta cuando la paciencia de los ciudadanos con la clase política española?». (Twitter, 09/06/2012)
También nos mintió Aznar con lo de Irak y sus armas de destrucción masiva y con la gestión del 11-M. Y antes González nos metió en la OTAN e inició la liquidación del patrimonio del Estado a precio de saldo, previamente saneado. Y ahora el gobierno de Rajoy desmonta cada viernes todas y cada una de sus promesas electorales. Los miembros de la casta política nos mienten, eso está cada vez más claro.

Para Miguel Ángel Llana no hemos llegado a esta situación por casualidad ni de repente, sino como consecuencia de un proceso histórico que se inicia con la restauración del monarca una vez muerto el dictador Franco:
«Venimos de una transición que nada hizo que no fuera cambiar cuatro cosas irrelevantes mientras se afianzaban sólidamente la herencia y los privilegios franquistas en lo económico, en lo político, en lo social y hasta en lo religioso. De la transición salieron reforzados la Iglesia, la banca, los latifundios, el abuso del suelo y así siguen. Siguen mandando los herederos del franquismo que tan buen cuidado han tenido en perpetuarlo». (Rebelión, 13/06/2012)
Difícilmente podríamos rescatar a Rajoy del síndrome de la Moncloa. En estos días observamos como el Parlamento se niega a investigar el origen de la crisis mientras pierde el tiempo criminalizando a quienes les pitan el himno o protestan en las calles. Al respecto, ironizaba El Barón Rojo:
«Si no van a dejar mezclar fútbol y política los palcos se van a quedar vacíos». (Twitter, 12/06/2012)
Pero tal vez cometemos un error al analizar el problema en clave exclusivamente española. Para Nigel Farage, eurodiputado y euroescéptico, es Europa la que se hunde y nos arrastra con ella:
«Es un fracaso total. Esta nave, el Titanic Europeo, ya se ha estrellado contra el iceberg, y por desgracia no hay suficientes botes salvavidas». (El Plural, 13/06/2012)
El británico, que es de los que no se muerden la lengua, dijo también que Rajoy es el líder más incompetente de toda Europa.

Habría que rescatar a Rajoy, de Europa, de los mercados, de La Moncloa y del Marca. Habría que rescatarlo del rescate.

Referendum, ya.

___
La fotografía es de Alejandro Ruesga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario