domingo, 30 de diciembre de 2012

La Navidad, ¿pertenece al Papá Noel?

Para muchos niños y niñas lo importante de la Navidad son los regalos. Lo de menos es si los trae el Tió de Nadal, como ocurre en Cataluña, el Olentzero en Euskadi, el Pandigueiro en Galicia, la Befana en Italia, el Santa Claus en Alemania, el Sinterklaas en Holanda... o el Papá Noel en todas partes.

Abundan, pues, los personajes míticos portadores de regalos según las culturas que siguen tradiciones populares, en muchos casos de origen pagano, es decir, ajenas al cristianismo.

La invasión del Papá Noel vino de la mano de una de las multinacionales estadounidenses más conocidas: la Coca-Cola. Esta firma impuso la versión en rojo sobre la imagen original de San Nicolás al que solían representar con ropas de color verde.

El Papá Noel actual se ha convertido, sin duda, en un símbolo evidente del consumismo en las sociedades occidentales u occidentalizadas y supone un desafío a la identidad nacional y religiosa. Y eso preocupa tanto a nacionalistas como a cristianos fundamentalistas. De hecho, podemos detectar un cierto aire de neo-nacionalcatolicismo español en las campañas que se promovieron en favor de los belenes y los Reyes Magos, como aquella cuyo eslógan decía:
«Yo soy de los Reyes Magos».
Tampoco España se queda sola en la defensa del "verdadero" espíritu de la Navidad, pues desde Alemania, Austria y Chequia surgen voces a favor de dar preeminencia al nacimiento de Jesús con el fin de evitar que quede relegado por las compras de regalos.

Quizás los propagandistas de la Iglesia Católica no estuvieron muy afortunados cuando eligieron la fecha del 6 de enero para la llegada de sus Magos de Oriente, pues los niños prefieren que los regalos lleguen cuanto antes, y no el último día de las vacaciones navideñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario