martes, 18 de junio de 2013

La penurias de los niños españoles

A la derecha le molesta que los niños pasen hambre. O más bien le molesta que se sepa. Su disposición a la acción no es inmediata. El Partido Popular (PP) le ha pedido al gobierno de Rajoy que se tome seis meses para presentar un plan contra la pobreza infantil mientras utilizaba su mayoría parlamentaria para rechazar las iniciativas que con urgencia le plantean desde los partidos de la oposición. Hay temas más prioritarios, como salvar a los bancos o encubrir a los corruptos.

La oposición exige más celeridad y eficacia. Este verano muchos niños lo pasarán mal. De hecho, en algunos lugares «ya se sabe que los niños solo comen lo que les ofrece el centro escolar». Las escuelas cierran por vacaciones. La sugerencia de la diputada Rosa Aguilar de mantener algunos de ellos abiertos, fue respondida con dureza por Susana Camarero, del PP:
«Déjense de ocurrencias y de parches; y si quieren aplíquenlas ustedes en las comunidades autónomas donde gobiernen; estamos hartos de sus ocurrencias». http://politica.elpais.com/politica/2013/06/11/actualidad/1370977157_433809.html
El diputado Joan Camprubí, de Compromís-Equo, recriminó a Camarero con estas palabras:
«Con la nevera vacía no pidan seis meses, aprueben un decreto ley, que para otros asuntos tanto utilizan».
Para Alberto Garzón de Izquierda Plural y diputado por Málaga:
«[La proposición] es vacía, vacua, y no es compatible con la política contra los pobres que [el gobierno del PP] hace con sus recortes».
Y es que resulta terriblemente paradójico que quienes promueven el enriquecimiento ilimitado de unos muy pocos a costa de empobrecer a unos muy muchos sean los que luego se escandalicen de que, en consecuencia, aparezca una gran cantidad de niños pobres. Niños españoles. Españoles que pasan hambre.

Un tema que a algunos les da para hacer bromas. El portavoz adjunto del Grupo Popular y diputado por Almería, Rafael Hernando criticaba así al gobierno andaluz:
«El resultado de 31 años de Gobierno socialista andaluz y tres modernizaciones es que los niños andaluces no tienen para comer tres veces al día». http://www.publico.es/espana/454028/un-dirigente-del-pp-dice-que-andalucia-parece-etiopia-con-la-ley-sobre-la-comida-de-los-ninos
Pero la doble moral quedó una vez más en evidencia cuando por el diario Público sabemos que medidas similares ya se están contemplando en Cataluña y para el resto de la España donde gobierna la derecha, evidenciando que son las políticas de recortes neoliberales las que provocan estas penurias a los niños españoles.

martes, 11 de junio de 2013

Apertura en Wembley

Los arcos se tensan. Las flechas se cruzan. Los mazos golpean los escudos. Ondean los estandartes. Yerguen las lanzas. Blanden las espadas. Avanzan las formaciones. Los estrategas mueven sus fichas. Suenan las cornetas. Corren los guerreros. Entran en el cuerpo a cuerpo.

Así lo narraba un diario mexicano:
13:32 Se aprecia en las pantallas un video donde dos jugadores de ajedrez mueven sus piezas.
13:33 A la "alfombra" de Wembley aparecen los "ejércitos" de cada equipo.
13:34 Los arqueros lanzan sus flechas.
13:35 Se escenifica una batalla entre alemanes.
13:39 Banderas gigantes del Bayern Múnich, Borussia Dortmund y de la UEfA Champions aparecen en medio del campo.
http://www.excelsior.com.mx/adrenalina/2013/05/25/900887
Casi más interesante que el partido fue la ceremonia previa de la final de la Champions de este año 2013. El rectángulo de juego quedó convertido en un campo de batalla donde 600 figurantes ataviados los unos de rojo y blanco, por el Bayern Munich, y los otros de amarillo y negro, por el Borusia de Dormunt, se enfrentaban simulando un combate incruento.

Un excitante ritmo musical contribuían a elevar el climax pseudobélico entre los 90.000 espectadores en las gradas. Algunos llegaron a pagar más de 700 euros por una entrada en la reventa. Estamos en crisis, dicen.

Momento estelar fue cuando Paul Breitner (1951) y Lars Ricken (1976) entraron en escena portando 'La Orejona' (la copa). Breitner es aquél legendario y polémico futbolista que junto a Beckenbauer, Müller, Maier, y Bonhoff derrotó a la 'naranja mecánica' de Johan Cruiff en la final del Mundial del 74. El mismo que acudía a los entrenamientos con el libro rojo de Mao pero que ficharía un año después por el equipo favorito del dictador Franco.

Con esta cuestionable escenificación, la FIFA nos daba la razón a quienes argüimos que el fútbol lleva implícita la escenificación de la guerra. Sólo que esta vez todo quedaba bien explícito.

Y ya con el balón en juego:
5' Se vive una intensa lucha por la posesión del balón.
Extraña forma de erradicar la violencia de los terrenos de juego.